Liga Profesional

Los hijos de ex jugadores aprovechan el nuevo mapa del fútbol argentino

Ya se insinúa como tendencia. En un marco de economía tiroteada, cada vez hay más lugar para los pibes y también para “los hijos de…”. Ahí están los herederos de Gallardo, Verón, Cruz, el Negro Enrique, Pellegrino, Galoppo, Monzón, el Cata Díaz, Redondo… Muchos ya debutaron, algunos esperan ese momento en el banco.

Por Enrique Gastañaga

Nahuel Gallardo recibe indicaciones de papá Marcelo. Ahora el hijo del Muñeco juega a préstamo en Colón.

Nahuel Gallardo recibe indicaciones de papá Marcelo. Ahora el hijo del Muñeco juega a préstamo en Colón.

En el nombre del padre, muchos hijos corren detrás de los mismos sueños. Pasa también con los futbolistas y sus herederos atrapados por este juego fantástico. El apellido siempre abre puertas, pero después cada uno debe despejarse el camino a su manera, con sus virtudes, con sus formas, con sus estilos. Algunos se quedan en el intento. Otros superan a papá. Existen múltiples ejemplos. No es novedad. Sin embargo, en este fútbol argentino de economía tiroteada, cada vez hay más lugar para los pibes. Y también para los hijos de… Es una tendencia que se insinúa.

Tomás Díaz ya tiene una foto añorada, con su papá Daniel, el Cata, y con Juan Román Riquelme. Los tres juntos en el vestuario, posando con la camiseta 57 de la Primera de Boca destinada para ese muchachito de 18 años. 

Aunque se tratará de un recuerdo inmenso para toda la vida, Tomy quiere más. Contra Banfield estuvo todo el tiempo en el banco de suplentes. No ingresó. Ahora el objetivo es disfrutar aunque sea un momento en cancha en la categoría máxima. ¿Será contra San Lorenzo este martes? Se verá…

El hijo del Cata Díaz fue cambiando de divisiones inferiores de acuerdo al camino que recorría su padre. Por eso en España pasó por las canteras del Real Madrid, del Atlético y del Getafe. Por eso también jugó en el Guadalajara. En el medio, este volante interior (también puede ser extremo) tuvo varios pasajes por las formativas de Boca y algunos entrenamientos en la Primera con Gustavo Alfaro como DT. Ahora se encuentra en esta Reserva que debe dar la cara en Primera por el conflicto que afecta a los grandes, que no pueden jugar por hallarse aislados tras el escándalo en Belo Horizonte. 

Seguro que Tomás Díaz vio sentado en el banco cómo enfrente, con la camiseta de Banfield, dos hijos de futbolistas arrancaban como suplentes e ingresaban. ¿Quiénes? Uno, Ramiro Enrique, el heredero del “Negro” Héctor Enrique (aquel sensacional mediocampista de Lanús, de River, campeón del mundo en México 86), ya gritó en Primera, contra Estudiantes... El otro, Juan Manuel Cruz, el hijo del “Jardinero” Julio Cruz (aquel goleador del Taladro, de River, del fútbol italiano y de la Selección), también gozó su primera celebración, frente a Argentinos.

Encima, Ramiro Enrique reemplazó en el entretiempo a Joel Soñora, cuyo padre es “Chiche”, Diego Soñora, aquel lateral que marcó una época en Boca y que disfruta a otro de sus hijos hoy también en Primera: Alan juega en el Independiente de Julio Falcioni. 

Tomás Díaz, por supuesto, aspira a encontrar no sólo su primera vez en el fútbol grande, sino también a consolidarse. En ese sentido, habrá mirado el sábado a la noche a otro de Banfield: Giuliano Galoppo, ya asentado, codiciado por Boca y River, con futuro europeo, el hijo de Marcelino Galoppo, un ex defensor de Racing de Córdoba, Talleres, Español, Platense y Argentinos, entre muchos clubes. 

“Los hijos de…” que avanzan tratando de seguir el mismo camino de sus padres son muchos. Nahuel Gallardo, uno de los herederos del Muñeco, no encuentra espacio en el River que dirige su papá y ahora está a préstamo en Colón, tras haber pasado por Defensa y Justicia. 

Mauricio Pellegrino, técnico de Vélez, ya empezó a abrirle espacio a su hijo Mateo en el banco de suplentes. Por ahora le dio lugar para un debut con breves minutos: entró faltando tres para el final en el 0-0 de la Libertadores contra Flamengo, por la fase de grupos, hace casi dos meses.  

El caso de los Verón debe ser uno de los más fuertes. Ese apellido marca una huella en el fútbol y viaja de una generación a otra. El abuelo Juan Ramón sembró la semilla en Estudiantes. A Juan Sebastián no le pesó ser el hijo de la Bruja: todo lo potenció. Y ahora quiere algo parecido el nieto, el hijo de la Brujita, Deian, quien debutó en Primera en marzo y este fin de semana estuvo en el banco contra Argentinos.

Pedro Monzón fue un rudo marcador central de Independiente y de la Selección en Italia 90, pero ahora es ayudante de campo de Julio Falcioni en el Rojo. Eso sí, mira con atención los pasos de Florian, que es centrodelantero, que ya debutó en la Primera de Vélez y hasta disfrutó su primer gol en el fútbol grande. Desde la semana pasada, se encuentra a préstamo en Platense. 

Fernando Redondo, aquel “5” de colección, mira ansioso cada lista de concentrados de Argentinos Juniors. Es que se prepara para el debut de Federico, su hijo de 18 años. Ya fue al banco y no entró en la primera fecha contra Independiente. Eso sí, para el partido de este lunes contra Newell’s, no figuró en la nómina de citados. ¿Cuándo le tocará a este nuevo Redondo, con un paso por la Sub 15 de Pablo Aimar?

Ignacio González, aquel arquero de Racing y de la Selección, se enorgulleció hace muy poco tiempo cuando su hijo Alan la rompió atajando varios penales en una serie y se transformó en héroe del ascenso de San Telmo a la Primera Nacional.

En el nombre del padre, muchos hijos han elegido ser futbolistas. Los Mac Allister: del Colorado Carlos Javier a sus hijos Alexis, Kevin y Francis… Los Higuaín: del Pipa Jorge Nicolás a Gonzalo y a Federico… Los Simeone: del Cholo Diego a Giovanni (Cagliari), a Gianluca (CD Ibiza, ascenso español) y ahora también a Giuliano, quien en estos días con 18 años debutó en un amistoso del Atlético de Madrid… Los Díaz, del Pelado Ramón Angel a Emiliano… Los Solari, de Eduardo a Santiago… Los Cascini, de Raúl a Bautista… Los Asad, de Omar a Yamil… Los Rodríguez, de Leo a Thomas… Los Trezeguet, de Jorge a David…

Con mayor o menos trascendencia, “los hijos de…” continuarán ampliando su lista de estrenos en Primera en todo el universo futbolero, pero mucho más en este fútbol nuestro. ¿Quién será el próximo? 
 

Comentarios