Opinión

A La Paz, con Tevez y todos

Para Boca el cruce con The Strongest es tan importante como el de mañana con Atlético Tucumán. El capitán tendría que viajar para jugar o acompañar. El equipo de Russo no está en condiciones de regalar nada.

Por

Carlos Tevez en Boca(EFE)

Carlos Tevez en Boca | EFE

Se vienen momentos decisivos para todos. Algunos equipos los enfrentan con ciertas seguridades, otros con incógnitas totales. Como si no fuese el bicampeón del fútbol argentino, Boca es uno de los que mucho se juega. Sin tantas obligaciones en el ámbito doméstico por los éxitos recientes, sus catorce años sin ganar la Libertadores exponen al xeneize en especial en esa Copa que a todos obsesiona. Por eso no se entiende que permita volar con fuerza la incógnita sobre la presencia de su capitán la semana que viene, en el debut como visitante contra The Strongest. Es que a La Paz necesita ir con Tevez y todos.

Es real que hay tiempo para confirmar la lista de quienes se subirán al avión. Sin embargo, mientras el equipo no define su identidad y juega mucho más mal que bien, crece el ruido alimentando la posibilidad de que no viaje Carlitos. Si no fuese así, el cuerpo técnico y/o el mismo Apache podrían desactivarlo como tantas veces, por ejemplo filtrando un off the record. Resulta extraño...

La Libertadores es la que marca el pulso en Boca hoy. Los catorce años sin conquistar América se encuentran potenciados por la histórica final de 2018 perdida contra River en Madrid y por la última eliminación traumática contra Santos. 

Aunque su calendario sea híper apretado, aunque su plantel hoy suene corto para sus obligaciones, Boca no puede darse el lujo de arrancar la Libertadores con un paso en falso. Necesita a su capitán en la cancha, de arranque. Si a Carlitos a los 37 años la altura lo afecta, que vaya al banco pensando en el segundo tiempo. Y si Tevez por cualquier razón no pudiera jugar, debería viajar igual para hacerse sentir con su experiencia, con su voz, como buen líder espiritual. Tendría que pedírselo el mismo Apache a Russo en la charla que con seguridad sostendrán en estos días. No hay espacio para guardar a ninguno de los jugadores importantes, pero en especial a Tevez. Que elija otros partidos para "oxigenar".

Nada garantiza este Boca. Por eso debe prestarle máxima importancia al partido en La Paz, la misma que al cruce de mañana con Atlético Tucumán. Una derrota en Bolivia podría marcarlo para mal, en especial si sus tonos son oscuros… Además, después llegarán el segundo capítulo copero, que lo encontrará jugando en la Bombonera con el peligroso Santos, y el tercero de visitante, en Guayaquil, contra Barcelona.

Sería peligroso para Boca tomar aunque sea con una mínima liviandad el choque con The Strongest. Aunque haya quedado lejos en el tiempo, Miguel Russo debería recordar que su Boca campeón de América 2007 estuvo a punto de despedirse de aquella Libertadores en primera ronda y que desembarcó jugado en el último partido del grupo, obligado a ganarle al Bolívar por tres goles de diferencia. Al final, lo venció 7-0. Eso sí, en aquel equipo jugaban Riquelme, Palermo, Palacio, Banega… No era un Boca como el actual...     

Por supuesto que para Boca sería un papelón no clasificarse entre los cuatro primeros de la Copa de la Liga Profesional. Claro que es trascendente para su futuro en el campeonato local el partido de mañana con Atlético Tucumán. Sin dudas que un mal resultado sería un puñal anímico más que cruel. Está muy bien que Carlitos mañana sea titular. Sin embargo, gane o pierda con los tucumanos también será determinante el debut con The Strongest en la Libertadores. Por eso Boca necesita ir a La Paz con Tevez y todos.

Comentarios